Historia

La Agrupación de Personas Sordas de Granada y Provincia, en adelante ASOGRA, es una ONG de carácter social, sin ánimo de lucro y de Utilidad Pública, constituida el 4 de Abril de 1966 bajo la denominación de Agrupación de Sordos de Granada. Los fines y objetivos que marcan las pautas de la entidad no se limitan a su cumplimiento sino que suponen una continua renovación de los principios de solidaridad y participación social e inclusiva que emanan del movimiento asociativo de personas sordas.

Su domicilio social está en la C/ Almona del Campillo, y desde ahí trabajan para conseguir la igualdad de oportunidades de la ciudadanía sorda en todos los ámbitos de la sociedad así como el disfrute de los derechos contemplados en el Estatuto de Autonomía para Andalucía y en la Ley 11/2011 de 5 de diciembre, por la que se regula el uso de la lengua de signos española y los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y con sordoceguera en Andalucía.

Hasta su constitución como entidad asociativa, ASOGRA tuvo que recorrer un camino largo no extenso de dificultades y problemas, fueron años duros sin apenas recursos y con el desconocimiento de la sociedad de que la única barrera que separaba a las personas sordas del resto de la ciudadanía era la falta de accesibilidad a la información y la comunicación.

El origen del movimiento asociativo en Granada se remonta a 1954, año en que se puso en marcha el Colegio de Educación Especial CajaGRANADA “Sagrada Familia”, conocido popularmente como el Colegio de Sordos “La Purísima”. Fue en este Centro Educativo donde con el transcurso de los años y conforme el alumnado sordo iba creciendo y formándose, se comenzó a gestar la idea entre un grupo de personas sordas de constituirse en Asociación, contando para ello con Luis Ruiz Aguilera, un líder dispuesto a todo por conseguirlo.

En los años 60 estas personas al no disponer de recursos asociativos se reunían en las instalaciones de un bar en la calle Ángel Ganivet, cedido para tales encuentros por su arrendatario, padre de un joven sordo, Tuvieron que pasar unos años en esta situación hasta que el 16 de Abril de 1966 se fundó ASOGRA, gracias a la iniciativa de un grupo de personas sordas lideradas por Luis Ruiz y Rosita Portillo Dueñas. Hubo que esperar hasta 1967 para disponer de instalaciones propias donde ubicar la primera sede de ASOGRA. Con el apoyo económico de Caja Granada se pudo disponer de un local en régimen de alquiler situado en la calle Recogidas de la capital y el 20 de Octubre del mismo año el Arzobispo de Granada, Don. Rafael Castro de Castro, procedió a su inauguración oficial.

Con la primera Junta Directiva de ASOGRA encabezada por su nuevo Presidente Luis Ruiz en 1966 comenzó una etapa de hechos y acontecimientos, que continuo con Rosita Portillo como Presidenta y primera mujer que asumía dicho cargo en 1973. Sus aportaciones y experiencias junto con las del resto de personas que a lo largo de estos cincuenta años han asumido cargos directivos en ASOGRA permiten tener una visión real del movimiento asociativo granadino. Si se le añaden las vivencias de los hombres y de las mujeres que con su lealtad asociativa han permitido mantenerla activa, la historia de ASOGRA está garantizada.

Desde el año 2016 se encuentra en su actual sede en la Calle Almona del Campillo,  en un local propiedad del Ayuntamiento de Granada, cedido de forma provisional, mientras se espera el momento de disponer de local propio,  ofreciendo a sus miembros una atención personaliza y transversal, además de mantener su status como una de las entidades asociativas más antiguas de la provincia de Granada.